viernes, marzo 03, 2006

Ella es agua.







Está sentada en un pequeño embarcadero, la madera es vieja y podrida, con las vetas abiertas, áridas y ajadas, pero le da esa sensación inexplicable de solidez...
El viento constante barre su rostro y ella sonríe.... El mar está calmo y refleja como un espejo los rayos solares, casi no puede mirarlo, su visión le hace daño en los ojos. Pero allá donde pose la mirada, solo ve inmensidad, soledad, pero una soledad tranquila y apacible, esa soledad permutada y consentida, que ya ha sido aprobada por el alma.
Levanta el rostro... es un gesto propio que no puede evitar, se emborracha de sol y deja que su calor la recorra como un amante con sus manos, la inunde de sensaciones que llegan hasta la boca. Sal... calor.... agua...
El agua es un elemento fijo en la arquitectura de su vida, sin ella no vive, sin ella no sueña, sin ella no goza. Necesidad....¿de que?. De ese líquido vital, de esa frescura impoluta. De que el torrente en ocasiones la golpee sin miedo, para luego, transcurrir sinuosa y tranquila por entre las rocas.


Hasta ella llega el sonido de unos pasos amortiguados por el viento, alguien se acerca....

LO. (Deseos)


3 comentarios:

Miss Wakami dijo...

Estas invitada...hermosas letras, saludos

P. dijo...

liquidez descriptiva
es un espejo
el agua como elemento supremo de su persona

P. dijo...

y yo fuego
llama
calor disolvente evaporando una a una sus mañanas