jueves, mayo 23, 2013

LA SENDA ARPÍA



                             

                                       
                        (foto de R.Girbet)

Porque yo nunca supe si en este camino de baldosas, perdería los zapatos. Pero tuve la valentía oportuna de calzarme mis tacones.
Y sin embargo, me vestí de dibujante, perfilando, completando y diseñando lo que pensamos serían constantes.
Nunca supe si la vereda sería umbría o confiada, y aún así, ciega de verdades caminé palpando flores.
No me arrepiento del minuto postrero, no.


Disculpa mi humano despropósito….  Ese de no haber sabido presagiar el futuro en las líneas de la mano. 


2 comentarios:

DeNoir dijo...

Es todo tan complicado...
¿Cuántas cosas habríamos cambiado o dejado de hacer si hubiéramos conocido los desenlaces...?
Tú caminaste ciega de verdades; pero, ¿acaso sabías o intuías las no verdades?
¿Y umbría o confiada? (extraño antagonismo)...ya sé que no se deben preguntar estas cosas, como a los cocineros sus recetas maestras, aunque barrunto que fuiste por las sombras y que algún rayo de luz iluminaba y te cegaba de vez en cuando...
Tu minuto postrero...hermoso final para un texto tan precioso como sereno...

Raúl dijo...

Abrazos, querida Lo.